250 mts. norte del Automercado en San José Centro.
La Fuerza del Amor

El amor es una fuerza que atrae las bendiciones del Padre.. Dice la Biblia que tan fuerte como la muerte es el amor. (cantares 8:6 ) ¿Tu amor es tan fuerte que atrae a las personas a Jesús?

 

Nuestro amor hacia los demás tiene un propósito y mucho de ese propósito es el de dar fuerzas y restaurar.

 

Isaias 50:4

 

El Señor Soberano me ha dado sus palabras de sabiduría, para que yo sepa consolar a los fatigados.

Mañana tras mañana me despierta y me abre el entendimiento a su voluntad.

 

El amor de Dios está destinado no solo ha existir en si mismo, sino a producir algo.

 

El ministerio de Jesús trato, trata y tratará de relaciones, y la calidad de las mismas tienen importancia y trascendencia en el impacto de este ministerio y su finalidad.

 

1 Tesalonicenses 3: 11-13

 

Mas el mismo Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirija nuestro camino a vosotros. Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

 

Juan 15:12-15

 

 Éste es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

 

Las cosas que oímos de nuestro padre debemos compartir, esa es la mejor manera de ser amigo, interesarnos por la vida espiritual de nuestros hermanos, dos maneras: compartir su palabra y vivir y representar su palabra.

 

Humildes y mansos de corazón. El amor de Dios estan fuerte que supera nuestro orgullo. Cambia nuestra rivalidad y egoísmo,nuestra perspectiva de la influencia, del ayudar y cambiar a otros. No somos nosotros, no es nuestra capacidad, nuestra astucia, es su amor que fluye através de un medio limpio, un medio adecuado trabajado en renuncia personal y confianza plena, de que otra manera Dios podría trabajar con nosotros efectivamente, sin que nuestro orgullo y comportamiento aprendido estorbe en su propósito, eso significa la escritura “ Oro purificado por el fuego”.

 

1 Pedro 1:7

 

“Para que, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro (el cual, aunque perecedero, se prueba con fuego), sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”