250 mts. norte del Automercado en San José Centro.
El Amor de Dios nos atrae

Tal vez hemos sido instruidos con respecto al amar a Dios y amar a los demás, pero siempre que pienso acerca del amor personal, del amor a los demás y de como muchas veces creo que esto a nacido en mi como algo condicional o de respuesta, viene a mí la maravillosa verdad de que mi amor proviene de su amor. Nosotros amamos, porque El nos amó primero.(1Juan 4:19). Nuestra existencia misma se debe a su amor, fuimos amados antes de ser creados, el propósito en el corazón de Dios es el intercambio de ese amor.

Según nos escogió en Él antesde la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él,en amor,( Efesios 1:4).

Dios quiere tener comunión con nosotros, ysu plan es santificarnos por medio de Cristo Jesús, ya que “sin santidad nadieverá a Dios” (Hebreos 12:14). Dios quiere que vivamos en su presencia, por esoPablo dice “delante de Él”¿y en qué condición? “en amor”. Griego Agape: Amor que proviene de Dios.

Pero, ¿por qué Dios nos escogió?, ¿por quéa nosotros los hombres imperfectos llenos de pecado? Seres indignos al lado deun Dios perfecto. Pues por la razón de que Él decidió amarnos antes de crearnosy su amor no cambia, por que su condición como Dios eterno y soberano es serinmutable.

Inmutable es lo que no cambia. Sedice que es inmutable lo que no está sometido a la condición temporal,requisito necesario del cambio. Es un atributo de Dios, de quien se diceque no cambia, ni Él ni sus designios: “El proyectodel Señor subsiste siempre, sus planes prosiguen a lo largo de los siglos”(Sal. 33, 11).

El amor eterno de Dios.

Jeremías 31:3 (RVA1960) Jehováse manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado;por tanto, te prolongué mi misericordia.

“Hace ya mucho tiempo” Promesaen Deuteronomio 7:8 en el año 1410 a.C., El Libro de Jeremías fue escrito entreel 630 y el 580 a.C. hacia 800 años aproximadamente.

Esta afirmación “te prolongue mi misericordia” es una declaración del Señor sumamentehermosa y es una verdad para todos lo que hemos sido alcanzados por el amor deDios por medio de Cristo siendo herederos de la misma promesa hecha a Abraham yal pueblo de Israel, pero al leer esta siguiente versión la frase “te acerque a mi” cautivo mi corazón.

Jeremías 31:3 (NTV) Hace tiempoel Señor le dijo a Israel: «Yo te he amado, pueblo mío, con un amoreterno. Con amor inagotable te acerqué a mí.

Y es interesante por que la escrituraoriginal en hebreo usa la palabra מָשַׁךְ mashák(H4900concordancia strong) quesignifica “atraer”.

Pero desglosemos cada frase:

1-“Yo te he amado”: ¿Quién es el quehabla? “Yo”; el gran “Yo soy,” Jehovah el Señor. No hay sino un solo Dios, yese Dios llena todas las cosas. “Porque en El fueron creadas todas las cosas, yen El todas las cosas permanecen.” Él no está lejos, no puede decirse que estéa una infinita distancia de nosotros, aunque el cielo sea su trono; pues Élestá aquí con nosotros. Vivimos en Él, nos movemos en Él, y tenemos nuestro seren Él.

Los máximos esfuerzos de la imaginación nopueden establecer ninguna verdadera concepción de lo que es Dios, ni lagrandeza de su amor, ningún amor terrenal podría ni siquiera compararse al amorde nuestro padre celestial. (Efesios 3:19 RVA60) Y de conocer el amor de Cristo, que excedea todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

2- ¿Quién es el que es amado?: como dijoCharles Spurgeon ¿Acaso no es maravilloso que el Dios Todopoderosos ame a alguiende la raza de Adán: tan insignificante, tan efímero, que pasa tan rápido?.

Cuando reflejamos esta pregunta hacianosotros nos damos cuenta de la gracia y del increíble privilegio de que unDios eterno ame a un hombre finito. Antes de conocer a Dios no hay nadaagradable en nosotros para El, podríamos hacer eco a las palabras de David aldecir: “¿Quién soy yo, oh Señor Dios, y qué es mi casa para que me hayas traídohasta aquí? ¿Por qué me has amado?.

Pero no importa nuestra condición, enCristo Jesús el nos redimió por medio de su amor.

3- “Con amor eterno te he amado.”: Cuando Dios agrega este adjetivo Calificativo “eterno” leda fuerza y profundidad al significado en estos sentidos:

  1. Que no tiene principio ni fin.
  2. Que permanece o existe siempre.
  3. Que siempre es válido.

 

1-Dios no comenzó nunca a amar a su pueblo. O, mejor dicho, antes que Adáncayera; antes que el hombre fuera creado, antes que todo fuera creado, hubo ensu corazón pensamientos de amor hacia nosotros. Él comenzó a crear, Él comenzórealmente a redimir, pero nunca comenzó a amar. Es amor eterno el queresplandece en el pecho de Dios hacia cada una de las personas de su puebloelegido.

 

2-La segunda idea es que Él ama a su pueblo y su amor no tiene fin. No seríaeterno si en algún momento determinado llegara a un fin.

TuDios te ama siempre de la misma manera. No te puede amar más; no te va a amarmenos. Nunca, cuando se multiplican las aflicciones, cuando los terrores tellenan de miedo, o cuando tus tribulaciones abundan, el amor de Dios te falta ose debilita. Aunque la vara nunca antes hubiera caído con tanta fuerza sobreti, la mano que la mueve, al igual que el corazón que provoca el golpe, estánllenos de amor. No juzgues al Señor con un sentimiento débil, sino confía en Élpor su gracia.

 

3-Tú vas a morir algún día, pero elamor de Dios no va a expirar nunca.

 

 

La manifestación por mediode la cual este amor es dado a conocer:

 

Con amor inagotable te acerqué a mí”.

 

Hayuna manera de saber que Dios ha estado acercándonos a Él, algunas veces creímosque somos nosotros quienes buscamos a Dios, pero la verdad es que Él siempre hapuesto diferentes situaciones en nuestra vida para atraernos, ha usado cuerdasde amor.

 

Oseas 11:1-4 (NVI)

«Desde que Israel era niño, yo lo amé;

de Egipto llamé a mi hijo.

Pero cuanto más lo llamaba,

más se alejaba de mí.

Ofrecía sacrificios a sus falsos dioses

y quemaba incienso a las imágenes.

Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín;

yo fui quien lo tomó de la mano.

Pero él no quiso reconocer

que era yo quien lo sanaba.

Lo atraje con cuerdas de ternura,

lo atraje con lazos de amor.

Le quité de la cerviz el yugo,

y con ternura me acerqué para alimentarlo.

 

 

¿Cómo saber que su Amor nos atrae?

 

1- ¿Has sido atraído algunavez? ¿Has sido atraído con misericordia?

Si es así, entonces hay evidencia que el Señorte amó con un amor eterno. ¿Han sido atraídos alguna vez de manera divina? ¿hanexperimentado esta atracción sobrenatural que los hizo querer conocerlo más?¿Han sido atraídos del pecado a la santidad alguna vez? Una vez amaron elpecado; en él encontraron mucho placer; hubo formas y tipos de vicios y delocuras que eran muy queridos para el corazón de ustedes. ¿Han sido cambiadossus gustos y su camino tiene otro destino gracias al encanto soberano de estamisericordia divina? ¿Pueden ustedes decir: “Ahora odio las cosas que una vezamé; y lo que antes me dio placer ahora me causa dolor”?

 

Sihas sido atraído del pecado a la santidad por medio de la cruz, sin duda Él teamó con amor eterno.

 

2- ¿Alguna vez has sidollevado de tu propio yo a Jesús?

 

¿Enalgún momento de tu vida te consideraste a ti mismo tan bueno como otroshombres? Si se hubiera explorado el fondo de tu corazón, se habría encontradoallí la siguiente inscripción: “No veo que yo sea tan gran pecador como lamayoría de mis vecinos; yo soy respetable, recto, moral; creo que esto mepermitirá no tener ningún problema cuando me muera, y por medio de esfuerzossinceros unidos a oraciones fervientes y al arrepentimiento, espero prepararmeyo mismo para el cielo”  Esto es autojustificación y orgullo, debemos reconocer que nuestra esperanza esta solamenteen ese hombre bendito que esta sentado a la diestra de Dios, coronado de gloriay poder el cual sufrió por nuestros pecados en la cruz.

Sireconocemos que nuestra única esperanza es Él esto sería una señal verdadera deque han renunciado a ustedes mismos y que han sido unidos a Cristo.

 

3- ¿Alguna vez has sidoatraído de la vista a la fe, llevado de consultar tus facultades humanas atener confianza en Dios?

 

Antessolías depender de lo que tú llamabas tu sentido común. Caminabas deconformidad al juicio de tu propia mente. ¿Confías ahora en Él quienverdaderamente es, aunque es invisible; que te habla, aunque su voz es inaudible?¿Tienes un sentido, día a día, de la presencia del ser supremo a quien nopuedes oír ni ver? ¿Acaso la presencia invisible de Dios te afecta en tusacciones? Cuando te enfrentas a un problema, te apoyas en el brazo de la carne,o clamas, y oras y haces súplicas al Todopoderoso. ¿Has aprendido a caminardependiendo del Dios viviente, aun cuando Su providencia parece fallarte, ydesmentir sus promesas? Tienes que saber que una vida de fe es un don especialde Dios; es el fruto de la protección divina; así que conforme se te capacita acaminar con Dios, y Él se digna brindarte amistad, tú puedes concluir conhumildad pero también con certeza que, en los registros de los elegidos estáinscrito tu nombre. Ser traído a una vida de fe es una bendita evidencia delamor de Cristo.

 

4- ¿Estás siendo llevado dela tierra al cielo día a día?

 

¿Sientescomo si hubiera un imán allá arriba atrayendo tu corazón, de tal manera quecuando estás trabajando en tu negocio, o en medio de todos tus cuidadosfamiliares, no puedes evitar lanzar una oración al Altísimo? ¿Sientes algunavez este impulso de algo que no entiendes, que te obliga a tener comunión conDios más allá de los cielos? si es así, puedes tener la seguridad que es Cristoquien te atrae con Sus cuerdas. Hay una cuerda

entreti y el cielo, Cristo está jalando esa cuerda, levantando tu alma y atrayéndolahacia Él.

 

Situ corazón está aquí abajo, entonces tu tesoro está aquí; pero si tu corazónestá allá arriba; si tus esperanzas más brillantes, tus deseos más

queridosestán en los lugares celestiales, tu tesoro está de manera muy

claraallí, y el título de propiedad de ese tesoro será encontrado en el propósitoeterno de Dios, por medio del cual Él te eligió para que fueras para Él y parasu alabanza.

 

Conclusión:

 

Sedice que los soldados de Persia eran arriados a la batalla, y que el sonido delos látigos de los generales podía ser escuchado en lo más tupido de labatalla, distribuyendo latigazos a los soldados renuentes para que cumplieransu parte en la refriega. Los griegos no iban así a la batalla. Ellos corríancomo leones en medio de un rebaño de ovejas para despedazar a su presa. Ellospeleaban por su país, por sus templos, por sus vidas, por todo aquello que lesera querido, y era por este impulso interno que alegremente se entregaban a labatalla.

 

Elcristiano genuino sirve a Dios porque lo ama; no porque tema al infierno, puessabe que ha sido liberado de la condenación, habiendo sido lavado en la sangrede Jesús; no porque espere ganar el cielo. El cielo no se puede ganar con losméritos de nuestra pobres obras despreciables. Y además, el cielo es suherencia, puesto que Cristo se lo ha dado, habiéndole dado un título depropiedad definitivo. Debemos servir a Dios porque le amamos. Debemos serguiados, por un sentido del amor que Dios nos tiene, y amarlo a cambio.