250 mts. norte del Automercado en San José Centro.

Declaración de Fe

  1. La Biblia es la Palabra de Dios; que sus manuscritos originales se encuentran libres de errores y contradicciones. Es la única, sin equivocación, infalible, autoritaria y auténtica regla para la fe y la vida. (2 P 1:21, 2 Ti 3:16). La fe no debe ser basada en interpretaciones humanas o corrientes teológicas.
  2. Dios es el único Ser Supremo sin dioses creados antes o después de Él, en ningún momento de la existencia, lugar o tiempo. (Is 43:10; 44:6; 44:8). Él siempre ha sido Dios y nunca ha habido nadie como Él. (Sal 90:2). Él es Santo (Ap 4:8), Eterno (Is 57:15), Omnipotente (Jer 32:17,27), Omnipresente (Salmo 137), Omnisciente (1 Jn 3:20). Él es amor (1 Jn 4:8, 16); Luz (1 Jn 1:5); Espíritu (Jn 4:24); Verdad (Sal 117:2); Creador (Is 40:12,22,26), etc. Él está para ser adorado y amado(Gn 24:26; Ex 4:31; 2 Cr 29:28; 1 Co 14:25; Ap 7:11) y para ser servido (Mt 4:10; 1 Co 6:19; Fil 3:7; 1 Ts 1:9; He 9:14). Él está para ser proclamado (Mt 28:19ss.; Jn 14:15ss.; Hch 1:8).
  3. Trinidad: Hay un solo Dios en el cual hay tres personas eternas, distintas y simultáneas: el Padre, el Hijo (Jesucristo) y el Espíritu Santo. Todos tres son un Dios, co-eternos, co-iguales entre sí, etc.,.(Is 44:6,8; 45:5; Gn 1:26-27; 3:22; Mt 3:17; 28:19; Lc 10:35; 2 Co 13:14). 
  4. Jesús: La Palabra/Verbo encarnó en la persona de Jesús, agregándole a Su naturaleza divina la naturaleza humana. Actualmente es tanto humano como divino y por lo tanto, conserva Sus dos naturalezas. Él es una persona. Él no es parte Dios y parte hombre. Sus dos naturalezas son totalmente santas. (Fil 2:5-11; Col. 2:9; 1 Ti 3:16; He 1:5-13; Jn 1:1-3,14).
  5. Nacimiento virginal: Jesucristo milagrosamente concebido y nacido de la virgen María. (Lc 1:42).
  6. Resurrección: Jesucristo se levantó de los muertos con el cuerpo regenerado por el Espíritu Santo, después de haber estado tres días en la tumba. Fue resucitado en un cuerpo físico glorificado (todavía conserva las cicatrices de Sus heridas por la crucifixión). Subió a los cielos corporalmente, está sentado a la derecha del Padre y gobierna los cielos y la tierra. (Jn 2:19; 1ª Corintios 15; Lc 24:39). De igual forma, nosotros los que creemos en su nombre seremos resucitados en forma corporal de entre los muertos y pasaremos la eternidad con el Señor.
  7. Redención: Dios el Padre nos amó de tal forma que Él mandó a Su unigénito Hijo Jesucristo. La Palabra, Jesús, se convirtió en un hombre, llevó en Su cuerpo nuestros pecados en la cruz (1 P 2:24), y murió en nuestro lugar, sufriendo las consecuencias nuestras porque quebrantamos la Ley (Is 53:4-6). Se convirtió en pecado a nuestro favor (2 Co 5:21). Como resultado, la justicia de Dios fue satisfecha y los Creyentes Cristianos somos liberados del castigo eterno. (1 P 3:18; Mt 1:21; Romanos 5; 1 Jn 2:2).
  8. Bautismo: El bautismo es un paso de obediencia para todo cristiano y significa la identificación de su persona con Cristo. No es necesario para la salvación. Es una manifestación externa de una realidad interna al creer en el sacrificio, conversión e identificación con Cristo. Somos hechos justos delante de Dios por fe. (Ro 3:28-30; 4:3,5; 5:1; Gá 2:16, 21; Fil 3:9; Hch 10:44-48).
  9. La condición del hombre: El hombre antes de Cristo estaba caído, era corrupto y malvado. El hombre cree en la gracia de Dios por medio de la fe (Jn 6:28-29; 15:5; Fil 1:29), (Jn 6:44), no puede ganarse la salvación haciendo buenas obras (Ef 2:8-9; Ro 4:1-6), solo al responder al llamado de amor del Padre por medio de Su Espíritu (Jn 14:8).
  10. Salvación: La salvación es ser salvo del justo juicio de Dios sobre el pecador. La salvación se recibe solamente por gracia, sólo a través de la fe al creer y recibir la obra redentora de Cristo, (Jn 3:16; Jn 1:12) y no por buenas obras que pueda hacer el hombre. (Ef 2:8-9). 
  11. Justificación: La justificación es ser declarado legalmente justo por Dios. Esta justificación es recibida solo por fe por la obra de Cristo el cual cumplió la Ley en Su ministerio terrenal y la remoción del pecado por Su sacrificio. (Ef 1:1-11; 2:8, Ro 3:23; Gá 2:21).
  12. Regeneración: Al decir que un pecador es regenerado; esto es, cambiado a una nueva criatura (2 Co 5:17) puede entonces resistir su pecado y buscar incrementar su vida en santificación delante del Señor. Aquellos regenerados no buscan complacer al pecado, aún cuando pueden caer en éste, sino que se someten al Señor en intimidad, clamando por arrepentimiento y transformación delante del Señor (2 Co 3:17,18). La victoriosa obra redentora de Cristo en la cruz provee libertad del poder del enemigo – pecado, mentiras, enfermedad y tormento. (Ro 6:11)
  13. La iglesia: La Iglesia está formada por todos los que ponen su fe en Jesucristo, existe para continuar el ministerio de Jesucristo y seguir avanzando en su reino, se reúne en donde Su Palabra es predicada, donde el bautismo y la Cena del Señor (la comunión) son administradas,  donde los creyentes son discipulados y disciplinados en amor y donde los creyentes sirven para edificarse entre sí. (Mt 16:18)su impacto deshace las obras del enemigo al predicar y vivir las buenas nuevas del amor de Dios, y discipular a las naciones enseñándolas a amar y obedecer a Dios.
  14. Servidores de la iglesia: Dios llama a sus hijos para ser capacitados por El y para ser ordenados y con capacidades especiales de liderazgo para servir a Jesucristo. Por ejemplo: Pastores, ancianos, diáconos, maestros de la Palabra, evangelistas y profetas.
  15. La Segunda venida: Jesucristo regresará en forma corporal y visible desde los cielos con gran gloria y majestad. 
  16. La obra del reino: Parte de ser un hijo de Dios significa participar en la expansión del Reino de Dios. Cada cristiano está para trabajar con este fin de acuerdo a los dones que el Señor le ha dado. (Mt 28:18-20; Romanos 12). Algunos son llamados al pastorado, otros como evangelistas, maestros, o profetas (Romanos 12), pero de igual manera se espera que cada cristiano haga su parte para promover el evangelio ya sea por medio de la oración y/o el diezmo, y/o la enseñanza, y/o el testimonio, y/o entrenando niños, y/o la evangelización, etc.
  17. Vida: Como sea posible, los cristianos están para vivir en paz con todos los hombres, sufrir equivocaciones, falsas acusaciones y distorsiones. Sin embargo, los cristianos son libres para caminar conforme a sus convicciones, identidad en Cristo y promover la verdad del evangelio con sus vidas. Los cristianos están para vivir en el mundo como ejemplos del Amor de Dios, de la libertad del Espíritu y de la manifestación de Su poder Sobrenatural.